jueves, 29 de enero de 2015

3 armas letales para destruir el sistema

El sistema está podrido, eso lo sabemos todos. No obstante, muchas personas no saben como canalizar este descontento y se abandonan al populismo más atávico, primitivo e incorrecto. Veamos 3 carriles para encauzar la rabia de un modo más astuto.

1- ABSTENCIÓN POLÍTICA

No votar es de las mejores cosas que puedes hacer en unas elecciones, y es la única manera de dar por el culo a un estado hipertrofiado, obeso, confiscatorio y corruptor. Seguro que alguna vez has oído el discurso siguiente:

Hay que ir a votar. Hoy en día gracias a dios el pueblo puede escoger libremente a sus representantes. Si hubieras vivido una dictadura sabrías de lo que hablo. Mucha gente dió su vida y ahora nosotros podemos elegir democráticamente.

Jajaja. Estoy harto de oír magufadas de este tipo cada vez que digo que las elecciones me importan un bledo. Como ya dije en un artículo para elbitcoin.org, en España no hay democracia porque:

a)  No hay separación de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), con lo cual la corrupción es inevitable.

b)  No hay sistema de representación unitario, con lo cual no votas a personas, sino a listas que no te representan, y no representan en realidad NADA.

Sí que hay democracia en EE.UU o Suiza, por ejemplo. Si votas en España (aunque sea en blanco, o nulo) estás de acuerdo con un sistema podrido, putrefacto y decadente.

2- ABSTENCIÓN FISCAL

Esto es la metralla, el fuego purificador. Pasar de votar está muy bien, pero sabes que? A los políticos les suda la polla. Podría haber un 70% de abstención y ellos seguirían con su circo de payasos montado, para seguir mamando como putitas. Lo que hay que hacer es abstenerse de pagar impuestos, que es de lo que viven. Cójele el gusto a los mercados desregulados. Hazlo todo en negro (los besos no es necesario, tampoco hay que ser libertino :) ), aprende lo que es Bitcoin (leyendo mis artículos por ejemplo) y si tienes bastante liquidez mete la guita en el extranjero, a salvo de las sucias garras de Cristóbal Montoro.

3- MANIFESTACIONES EN SILENCIO

Las manifestaciones tradicionales han fracasado estrepitosamente. Todos los gritos, las pancartas, los cánticos y los destrozos no dan ningún resultado. Hay que ser más sutil, más vivo. El silencio es lo que antecede a las tormentas, y cuando se manifiesta sabes que habrá sangre. Cien mil personas caminando lentamente, en el más absoluto de los silencios, acojonarían a un corazón de cemento. Nada hay más terrorífico y violento que el silencio. Quemar contenedores y destrozar estanterías no es nada comparado con el despiadado y perverso silencio.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar