jueves, 9 de octubre de 2014

Los placeres animales de la carne

Hoy para cenar: dos filetes de ternera poco hechos con verduras al lado, de mientras:


Una brillante exposición sobre las carnes, de la iniciativa PaleoPerú, con el grandioso biólogo Jorge Bentín como invitado.


La carne representa la belleza y la virtud, la abundancia, el placer y la lujuria. Representa el triunfo de sapiens sobre las otras especies y es un alimento sagrado, la comida de los dioses.

En el infierno, en cambio, comen cereales e hidratos de carbono refinados. De hecho, es común que el diablo, mientras se reboza de azúcar blanco, nos provoque y nos tiente, esperando siempre un momento de bajeza.

Por suerte, de vez en cuando podemos peregrinar en el jardín del edén, un lugar donde abunda la carne y el ayuno, la lujuria y la diferencia, el libre mercado y el liberalismo, la jerarquía y la responsabilidad individual.

Pater dimitte illis non enim sciunt quid faciunt

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar