martes, 7 de octubre de 2014

El azúcar es el opio del pueblo

Horizontal, seis letras: Puro, blanco y mortal.
El artículo está escrito por una mujer. No me quiero ni imaginar cómo de indignadas se pondrán las mujeres cuando
descubran todo el pastel. Su valor en el mercado emocional/sexual depende básicamente de su físico. Por desgracia muchas no sabrán nunca lo que es una caricia de un hombre atractivo por culpa de esta sustancia pura, blanca y mortal. Lástima que la mayoría creen todavía en la doctrina de la tabla rasa...

El azúcar cumple hoy en día la misma función que cumplía la iglesia hace algunos siglos. Sirve para mantener a la turba constantemente dormida y soñolienta, también en el sentido intelectual.

Escapar del bucle cereales-azúcar-medicamentos-médico es el primer paso para ser un hombre libre. Como dice siempre el maestro Luna, si no programas tu mente, alguien lo hará por ti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar